Una presión arterial alta de forma ostensible conlleva, a largo plazo, un incremento del riesgo de enfermedad cardíaca y embolia. Cuanto más alta sea la presión arterial, mayor el riesgo. Muchas veces se aborda la presión arterial alta con un tratamiento médico para reducir los riesgos se salud; sin embargo, es posible reducir la presión arterial a través de cambios en el estilo de vida (ver a continuación).


Sin embargo, una de cada cuatro mujeres con hipertensión gestacional desarrollan preeclampsia durante el embarazo o parto, o poco después de dar a luz. Tus posibilidades de tener preeclampsia son del cincuenta por ciento si desarrollas hipertensión gestacional antes de las 30 semanas. Tener hipertensión gestacional también supone más riesgo de tener otra serie de complicaciones del embarazo, incluyendo retardo del crecimiento uterino, nacimiento prematuro, placenta abrupta o un bebé que puede nacer sin vida. Debido a estos riesgos, tu doctor te vigilará, así como a tu bebé, muy de cerca.
Mucha de la sal que ingerimos viene de la comida rápida, comidas preparadas, pan y gaseosas: cosas que debemos evitar al seguir una dieta baja en carbohidratos. Esto reducirá la ingesta de sal de forma automática. Además, los efectos hormonales de la dieta baja en carbohidratos y alta en grasas pueden hacer que sea más fácil para el cuerpo deshacerse del exceso de sal a través de la orina; esto explica la ligera disminución de la presión arterial.
Si tienes presión arterial alta, programa una cita médica previa a la concepción con el proveedor de atención médica que estará a cargo de tu embarazo. Además, es recomendable que veas a los otros miembros de tu equipo de atención médica, como tu médico de familia o el cardiólogo. Ellos evaluarán cuán bien controlas la presión arterial alta y tendrán en cuenta cualquier cambio en el tratamiento que tengas que hacer antes del embarazo.
Un estudio realizado por la Sociedad Estadounidense de Hipertensión observó que escuchar música relajante o tranquila, por ejemplo música clásica, durante al menos 30 minutos, mientras se realizan respiraciones mejora los valores de hipertensión leve. Así que ya sabes, resérvate 30 minutos al día, pon tu música favorita, inhala, exhala y "abre" tus oídos.
Sin embargo, una de cada cuatro mujeres con hipertensión gestacional desarrollan preeclampsia durante el embarazo o parto, o poco después de dar a luz. Tus posibilidades de tener preeclampsia son del cincuenta por ciento si desarrollas hipertensión gestacional antes de las 30 semanas. Tener hipertensión gestacional también supone más riesgo de tener otra serie de complicaciones del embarazo, incluyendo retardo del crecimiento uterino, nacimiento prematuro, placenta abrupta o un bebé que puede nacer sin vida. Debido a estos riesgos, tu doctor te vigilará, así como a tu bebé, muy de cerca.
Te recomendamos acudir a un facultativo especialista que te pueda evaluar de manera correcta y precisa. En cuanto a tu estrés y ansiedad, recuerda seguirnos en redes sociales y en nuestro blog para tener la información más actualizada sobre cómo podemos controlar nuestros estados de excesiva activación, ansiedad y estrés. Si estás interesada, puedes informarte sobre nuestros programas online contactando en info@nascia.com o pedir tu cita gratuita y sin compromiso en el 91 770 58 85.
Antes de empezar a tomarse la tensión en casa consulte con el médico respecto al control de la presión arterial de esta forma. Si su presión arterial no está bien controlada, o si sufre otras enfermedades, probablemente deba acudir todos los meses al médico para revisar el tratamiento y realizar los ajustes necesarios. Si su presión arterial está bajo control, probablemente deba acudir al médico solamente cada 6 o 12 meses, dependiendo de las demás afecciones que padezca.
“Existen múltiples evidencias clínicas que demuestran que cuanto más alta es la presión arterial, mayor es la probabilidad de sufrir enfermedades cardiovasculares. De igual modo, todos los expertos coinciden en que mantener las cifras de presión por debajo de los valores mencionados reduce de forma significativa el riesgo de complicaciones”, expone Enrique Rodilla Sala, profesor de Medicina de la Universidad CEU Cardenal Herrera y responsable de la Unidad de Hipertensión y Riesgo Vascular del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Sagunto (Valencia).
Gracias por tu comentario. Existen numerosas dietas dirigidas al control de la hipertensión, y de cara a decidirte por una de ellas tendrías que tener en cuenta todas tus circunstancias, etc. Por regla general, los factores relacionados con nuestros hábitos que más afectan a la hipertensión serían la obesidad, el consumo abusivo de alcohol, dietas pobres en calcio y magnesio, consumo abusivo de grasas saturadas, ingesta de cafeína y dietas con alto contenido en sal. Tabaco y estrés son un binomio que suele ir ligado a la hipertensión también. Si controlas estos factores y consigues controlar tu estrés seguro que consigues buenos resultados en el control de la tensión.
Pickering TG, et al. Recommendations for blood pressure measurement in humans and experimental animals: Part 1: blood pressure measurement in humans: a statement for professionals from the Subcommittee of Professional and Public Education of the American Heart Association Council on High Blood Pressure Research. Hypertension. 2005 Jan;45(1):142-61.
Los plátanos son ricos en potasio, fibra, fósforo, carbohidratos y proteínas que mejoran nuestra salud en diferentes aspectos, en este caso, deberás consumir dos plátanos al día para reducir la presión arterial y combatir la enfermedad. Por otro lado, es necesario tomar en cuenta disminuir el consumo de sal, comer muchas frutas, verduras y dejar de ingerir alcohol o al menos no hacerlo a menudo. 
La dieta juega un papel importante en la conformación de tu salud. Los hipertensos debéis seguir una dieta estricta sin de sal (más bien, sin sodio). El consumo diario de sodio debe ser inferior a 1.500 mg. Incluye en tus comidas alimentos frescos y no procesados, como verduras de hoja verde, cítricos, cereales integrales, brotes, frutos secos, legumbres y pescados de agua fría como el salmón y el atún. Todo debe ser cocinado en aceite de oliva, ya que es un medio de bajo contenido en grasa. Evita la cafeína, el exceso de azúcares, las comidas rápidas, las grasas animales, la salsa de soja, el queso y otras cosas de este tipo que tienen alta cantidad de calorías.
Si tienes presión arterial alta, programa una cita médica previa a la concepción con el proveedor de atención médica que estará a cargo de tu embarazo. Además, es recomendable que veas a los otros miembros de tu equipo de atención médica, como tu médico de familia o el cardiólogo. Ellos evaluarán cuán bien controlas la presión arterial alta y tendrán en cuenta cualquier cambio en el tratamiento que tengas que hacer antes del embarazo.
Excelente información la que proporcionan, la verdad es que no hay nada mejor que hacer ejercicio y llevar una alimentación sana, todo esto siempre controlado por un experto en la materia. Mi madre padece de presión arterial alta y la verdad gracias a que efectuó cambios extremos en cuestión alimenticia ha podido controlar esta enfermedad. Ahora estamos en proceso de poder combinar alimentación con ejercicio y aunque ha sido muy difícil adaptarse a este cambio hemos logrado muchísimo hasta ahora y vamos por más… ah y por cierto hace años que se la detectaron y su vida era controlada por miles de medicamentos y he de comentarles que hoy en día ya no toma mas que solo 1 medicamento… aunque ha tenido episodios fuertes estos cada vez son mas esporádicos y todo gracias a los consejos que le dio su medico y a las constantes investigaciones que hemos hecho todos los que la rodeamos!!!! No basta con una sola opinión, hay que buscar alternativas!!!
Aunque ajustes al estilo de vida pueden mejorar seriamente tu salud y bajar tu presión sanguínea, no deberías dejar de tomar tus medicamentos o alterar el horario o dosis sin primero consultar a tu médico. Permanece en contacto con tu doctor y monitorea tu presión sanguínea en casa mientras empiezas una nueva dieta o rutina de ejercicio para mantener tu salud general bajo control.
Aviso Legal: El contenido completo de este sitio de internet está basado en las opiniones del Dr. Mercola, a menos que se indique lo contrario. Los artículos individuales se basan en las opiniones de sus respectivos autores, quienes tienen el derecho del autor como se indica. La información en este sitio de internet no tiene como objetivo reemplazar la relación uno a uno con un profesional del cuidado de la salud calificado y no es una opinión médica. Su objetivo es compartir conocimiento e información proveniente de la investigación y experiencia del Dr. Mercola y su comunidad. El Dr. Mercola le invita a tomar sus propias decisiones para el cuidado de salud basadas en su propia investigación y en compañía de un profesional del cuidado de la salud calificado. Si está embarazada, amamantando, tomando medicamentos, o tiene una condición médica, consulte a su médico antes de usar productos a basados en este contenido.
×