Hola, me interesa poder aplicar las técnicas de relajación o métodos alternativos para disminuir o mantener en niveles normales la presión arterial. Hace un año tuve un pico de stress con alertas digamos de presión arterial alta. Andaba con 160/90 y me medicaron. Ahora estoy en130/70 y en ocasiones 140/80. Peso normal, análisis de sangre normal, eco de y de corazón todo con parámetros conservados, mas varios estudios que dan ok. El stress es mi factor de riesgo. Quiero hacer meditación o terapias alternativas. Conocen algún centro en Argentina que tenga las líneas de lo que ustedes promueven en su página?

Todos sabemos que el ejercicio es básico para estar sanos pero no todo el mundo sabe que es fundamental para bajar la tensión sin necesidad de tomar pastillas. De hecho, se calcula que haciendo ejercicio aeróbico (andar, ir en bicicleta, correr) de forma habitual la presión baja 4,6 mmHg, y tomando menos sal, 3,6 mmHg. Y también la previene, ya que practicar ejercicio puede reducir un 70% el riesgo de hipertensión. 

En principio aunque conviene que te cuides y sigas hábitos saludables, esos valores que remites, si bien elevados, no son excesivamente preocupantes, así como el período de tiempo en el que comentas que vienes observando esto. Te recomendamos seguirnos en redes sociales, blog, etc. para poder tener consejos útiles y pautas para controlar tu estrés. Asimismo, lee este post: https://www.nascia.com/cinco-maneras-de-controlar-la-tension-arterial-sin-medicacion/
Bueno es muy bien explicado y se comprende fácilmente la hipertensión es muy común en las personas que toman sus alimentos con mucha sal y en ocasiones las combinan con cerveza y alcohol, es importante pedir orientación médica y ustedes la están dando de forma muy clara. se agradece y a cambiar los hábitos alimenticios inmediatamente y aumentar la actividad física , aunque mi caso es entre 130/140 en sistólica y 80/90 diastólica …
Yo estoy tratando de bajarla a mi modo, buscando alternativas y llevo varias cosas probadas sin éxito, pero sigo luchando. Ahora empezé una limpieza de sangre con un metodo tibetano, y lo proximo es una limpieza hepatica y de vesícula, por el cual se arrojan verdaderas piedras, cálculos, con un método de andreas moritz. Luego, aparte, tengo pensado bajar de peso, aunque no tengo sobrepeso, pero si me siento pesado. He incorporado ciertos hábitos, que si bien no veo aún resultados, no creo que se hagan esperar, bebo zumo de zanahoria, de pepino, de manzana, todo lo preparo yo mismo. He dejado el café y el té. Quité la leche de mi dieta hace tiempo, porque ya no me sentaba bien, tomo leche de almendras, incluso preparo mi propia leche de avena. Sé que no voy por mal camino, pronto postearé mis resultado si veo alguno positivo, no me rendiré hasta dar con el fallo. Y aunque cada organismo es único, espero poder ayudar a alguien. No hay que rendirse.
El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en Ingles), así como la mayoría de los cardiólogos recomiendan lo que se llama la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), que es un plan de alimentación flexible pero equilibrado que se basa en estudios patrocinados por el NHLBI. El plan se enfoca en consumir verduras, frutas, productos lácteos sin grasa y bajos en grasa, granos enteros, pescado, aves y frijoles y limitar el sodio, dulces, bebidas azucaradas y carnes rojas. Con una dieta que no implica “alimentos especiales” y es relativamente fácil de seguir, puede ayudarte a perder unas cuantas libras, así como reducir tu presión arterial.
Ya has tomado antihipertensivos pero tu presión sigue sin bajar. ¿Has pensado que quizá sea por el estrés que sufres? O quizá no duermes bien o tienes sobrepeso. ¿Reconoces estos síntomas? Muchos factores pueden influir en una presión alta, pero la buena noticia es que la tensión se puede controlar sin recurrir a los fármacos. Cambiando tu alimentación y tu estilo de vida podrás hacer que tu presión baje y vuelva a ser normal.

La presión arterial habitual de una mujer suele mantenerse durante su embarazo; no tiene por qué aumentar. Es más, hacia la mitad del embarazo acostumbra a darse una ligera disminución, que más adelante se recupera. Sin embargo, hay una diferencia: en el embarazo, la presión arterial puede verse influida por los estados emocionales porque se vuelve más sensible a la acción de las hormonas. Por ejemplo, es más fácil que ocurra un desmayo (un síncope vasovagal). También es más fácil tener presiones arteriales demasiado altas o demasiado bajas por motivos meramente emocionales, además de por la acción de la placenta, que tiene la capacidad de regular la tensión de la mujer embarazada en función de las necesidades del bebé.
Son muchos los estudios que han analizado el poder del chocolate negro para mejorar la salud. Uno de ellos, publicado este año en la revista Heart, afirma que si tomas cacao de forma moderada, sobre todo negro, reduces el riesgo de fibrilación auricular, provocada por la presión arterial alta. Esto ocurre porque este tipo de chocolate contiene altos niveles de flavonoides, un subgrupo de polifenoles que provocan la dilatación de los vasos sanguíneos, además de ser antioxidantes y antiinflamatorios. 
El consumo diario de bananos o plátanos, normaliza la frecuencia cardiaca, mejora la circulación sanguínea, fortalece el músculo cardiaco, elimina el exceso de líquido en el cuerpo. Debido a que los bananos disminuyen la presión arterial, previenen el desarrollo de la hipertensión. Todo esto es por el alto contenido de potasio, calcio, magnesio y ácido fólico.

¿Te pasas horas con ruido de fondo? Si cada día estás expuesta a ruido de tráfico, del aparato de aire acondicionado, del ventilador de tu ordenador, etc,, seguro que contribuye a tu estrés. Aunque no seas consciente, el ruido te va calando, te estresa y acaba teniendo efecto en la tensión. Evítalo al máximo y, si es necesario, ponte tapones para dormir.
Normalmente, la presión arterial suele bajar durante la primera mitad del embarazo, volviendo a la normalidad o subiendo ligeramente en la segunda mitad del embarazo, más cercano al parto. Por esto, si la embarazada nota que tiene la presión alta, principalmente después de las 20 semanas de embarazo, debe acudir al obstetra inmediatamente para ser evaluada. 

Puede aparecer HTA por un aumento del volumen sanguíneo, debido a una alteración renal y una mala regulación del sodio, aunque el hígado y el bazo también están implicados en los niveles del volumen de sangre; por mal estado de las arterias o acumulación de calcio en las paredes; o por la alteración de la vasodilatación y la vasoconstricción debida a estrés, estimulantes o mala alimentación.


Sin embargo, una de cada cuatro mujeres con hipertensión gestacional desarrollan preeclampsia durante el embarazo o parto, o poco después de dar a luz. Tus posibilidades de tener preeclampsia son del cincuenta por ciento si desarrollas hipertensión gestacional antes de las 30 semanas. Tener hipertensión gestacional también supone más riesgo de tener otra serie de complicaciones del embarazo, incluyendo retardo del crecimiento uterino, nacimiento prematuro, placenta abrupta o un bebé que puede nacer sin vida. Debido a estos riesgos, tu doctor te vigilará, así como a tu bebé, muy de cerca. 

Buenas DOCTOR PABLO mi problema es de estres elevado hace 3 semanas me fui de emergencia por presion alta 160. por que en ese dia yo estaba jugando tragamonedas estaba perdiendo como siempre , la verdad que tengo 11 años jugando ese vicio, pero desde que me he estoy sintiendo con mi cabesa que me pesa y emociones en le corazon alergias manchas en la cabesa
Gracias por contactar. En relación con la hipertensión puedes seguir todos nuestros consejos tanto en el blog como en nuestras redes sociales, en las que encontrarás numerosas pautas prácticas para cambiar tus hábitos, mejorar tu nivel de estrés, aprender la relación entre nuestros estados de activación y nuestra fisiología, y cómo todo ello influye en nuestra salud y bienestar, etc.
El nivel de la presión sanguínea es uno de los indicadores más importantes del estado de salud en el embarazo y, sin embargo, no se controla lo suficiente. La presión arterial durante el embarazo debería controlarse con frecuencia, incluso cuando no se han tenido problemas con anterioridad. Los cambios físicos relacionados con esta etapa pueden alterar los valores de la presión sin previo aviso, lo que puede llegar a provocar complicaciones serias. En el fondo, es sencillo: sólo hay que comprobar la tensión de forma regular.
Las recientes actualizaciones de las pautas de la Asociación Americana del Corazón y del American College of Cardiology cambiaron la definición de presión arterial alta o hipertensión para la mayoría de las personas. Ahora la presión arterial alta generalmente se define como 130 o más para el primer número, u 80 o más para el segundo número (anteriormente los números eran 140/90). Sin embargo, existen consideraciones importantes para los adultos mayores a la hora de decidir si comenzar un tratamiento para la presión arterial alta, inclusive otras condiciones de salud y la condición física general. Si su presión arterial es superior a 130/80, el médico evaluará su salud para determinar qué tratamiento es necesario para balancear los riesgos y beneficios en su situación particular.

Buenas tardes, soy mama desde hace 10 días, mi bebe ha nacido en la semana 35 por problemas con la tensión alta, las dos semanas anteriores la tenia descontrolada, me hicieron varias pruebas y salia positivo en preclamsia, así que con las semanas en las que estaba mejor cesárea y así sufríamos menos ella y yo. Después de la cesárea mi bebe se fue a la uci pediátrica, donde todavía esta hasta que gane peso, y yo a la uci un dia entero para controlar la tensión, al dia siguiente ya planta y pude verla por fin!!! Se pasa muy mal, pero siempre hay que hacer caso a lo que digan los profesionales. Saludos
Antes de empezar a tomarse la tensión en casa consulte con el médico respecto al control de la presión arterial de esta forma. Si su presión arterial no está bien controlada, o si sufre otras enfermedades, probablemente deba acudir todos los meses al médico para revisar el tratamiento y realizar los ajustes necesarios. Si su presión arterial está bajo control, probablemente deba acudir al médico solamente cada 6 o 12 meses, dependiendo de las demás afecciones que padezca.
Por otra parte, para bajar la tensión arterial también es imprescindible reducir el consumo de estimulantes. Dentro de este grupo entrar el tabaco, el alcohol o las drogas. Es decir, todas las recomendaciones redundan en un mismo sentido. Evitar las sustancias perjudiciales e incidir en una alimentación baja en sal y grasa y rica en frutas, verduras y pescado.
Los cambios en la dieta generalmente son el primer paso a seguir para bajar la presión arterial. Los efectos pueden ser graduales si no hacemos nada más que equilibrar nuestra dieta, pero si nos concentramos en consumir alimentos conocidos por bajar la presión arterial y acompañamos los cambios en nuestra dieta con actividad y cambios en nuestro estilo de vida, nuestra presión arterial bajará mucho más rápido.
Lleva un registro de tus niveles de sodio. En los Estados Unidos, la dieta de muchas personas incluye hasta 5000 mg (5 g) de sodio al día, lo que los profesionales de la salud consideran demasiado perjudicial para el organismo. Aunque por lo general no debes y no puedes eliminar el sodio por completo, es esencial tratar de consumir menos de 2 g (2000 mg) al día. Para lograrlo, lleva un registro de tu consumo diario de sal o sodio, y evita al máximo el consumo de sodio.[4]

Sin embargo, una de cada cuatro mujeres con hipertensión gestacional desarrollan preeclampsia durante el embarazo o parto, o poco después de dar a luz. Tus posibilidades de tener preeclampsia son del cincuenta por ciento si desarrollas hipertensión gestacional antes de las 30 semanas. Tener hipertensión gestacional también supone más riesgo de tener otra serie de complicaciones del embarazo, incluyendo retardo del crecimiento uterino, nacimiento prematuro, placenta abrupta o un bebé que puede nacer sin vida. Debido a estos riesgos, tu doctor te vigilará, así como a tu bebé, muy de cerca.
Lo primero que debes saber es que aunque no te sientas mal, la presión arterial alta en el embarazo es una condición que requiere de cuidado y atención, pues de lo contrario podría conducirte a un cuadro de preclampsia o eclampsia que pondría en riesgo tu salud y la del bebé. Por eso, es recomendable tomar en cuenta algunas sugerencias para bajar la presión alta en el embarazo y mantener una buena condición en la gestación.
Una mujer puede atravesar diferentes casos de hipertensión en el embarazo. Una hipertensión crónica –desde antes de la concepción y hasta 3 meses posparto–, una hipertensión gestacional, cuando la presión aumenta luego de las 20 semanas de embarazo, y suele irse luego del parto, y preeclampsia, un cuadro muy serio que implica presión alta y proteína en la orina de la mamá y que conlleva grandes riesgos para madre e hijo. 
Doctor.tengo mi hijo de casi 16 anos , hace tres Anos descubrimos que su presion esta alta, le hicimos todos Los examenes correspondientes, pe encontraron un quiste muy pequeno en su rinon , despues de un ano, el quiste desaperecio, claro q seguiamos visitando Al dr , conclusion no aperecio el quiste , todo esta bien Pero su presion Baja y Sube, nose que mas examanes hacer para saber la causa de su precion , todos Los examenes salieron bien , porfavor dr me puede ayudar?

Ya que a menudo la presión arterial alta pasa desapercibida, es frecuente vivir con ella sin darse cuenta durante algún tiempo. Y puesto que es un factor de riesgo, puede ser sensato comprobar la presión arterial cada pocos años, incluso si te sientes sano en general. Este consejo va dirigido especialmente a personas de mediana edad o mayores, ya que la hipertensión es más común con la edad.
Un programa de ejercicios completo, como el programa Peak Fitness, parece ser muy importante para la producción de beneficios a largo plazo en personas con presión arterial alta. Casi todos los programas deberían incorporar ejercicios anaeróbicos o ejercicios de alta intensidad una o tres veces a la semana, ya que estos ejercicios han mostrado ser, incluso, más eficaces que el ejercicio aeróbico para reducir el riesgo de muerte por ataque cardiaco.
×