La Asociación Americana del Corazón (AHA, por sus siglas en inglés) informa que, aunque el estrés no causa enfermedades del corazón, es un contribuyente importante a la presión arterial más alta y a niveles reducidos de bienestar general. Reducir el estrés es una manera eficaz de bajar la presión arterial y aumentar tu bienestar general. Trata de reducir el estrés mediante la evaluación de tus prioridades y elimina aquellas actividades que te traigan mucha presion. Incluye a tu rutina actividades relajantes como el yoga, e incluso la meditación.
Hablando de una dieta saludable, hay ciertas cosas que deberían agregarse y eliminarse de tu comida. Evita el sodio, azúcar agregada, carbohidratos refinados y comidas procesadas. Llena tu dieta con frutas frescas, vegetales, proteínas magras y granos enteros que sean ricos en calcio, magnesio y potasio. Saborea una pieza de chocolate oscuro rico en flavonoides para el postre para dilatar los vasos sanguíneos, bajando la presión sanguínea.

El alcohol puede ser bueno y al mismo tiempo malo para tu salud. Si bebes alcohol solo con moderación, generalmente una bebida por día para las mujeres o dos por día para los hombres, puedes reducir potencialmente tu presión arterial en aproximadamente 4 mm Hg. Una bebida equivale a 12 onzas (355 mililitros) de cerveza, 5 onzas (148 mililitros) de vino y 1.5 onzas (44 mililitros) de licor con una graduación alcohólica del 40 %.
×