La sal provoca retención de líquidos, que aumenta el volumen de sangre y, por tanto, la presión arterial. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) la considera una droga por los daños que provoca y por lo adictiva que es. La OMS recomienda un consumo inferior a cinco gramos al día, si no quieres pasarte sazona las comidas con especias, como el orégano o el romero, y aléjate de los alimentos procesados, ya que muchos de ellos, aunque parezcan dulces, contienen grandes cantidades de sal.

Gracias por participar. Nuestra primera recomendación es que acudas al médico para realizarte un estudio sobre tu tensión. El estrés puede provocarte esas alteraciones. Asimismo, te invitamos a que nos visites en nuestros Centros. Llama al 917705885. La primera visita es completamente gratuita. Podremos conocerte y examinar tu caso con detenimiento.
Muchas gracias por participar. En nuestro blog podrás encontrar otros artículos relacionados con la hipertensión y cómo el estrés y la ansiedad influyen directamente en este trastorno. Asimismo en nuestras redes sociales puedes encontrar continuamente consejos y pautas útiles que te pueden ayudar a mejorar tus hábitos y con ellos tu calidad de vida. En nuestro centro aplicamos protocolos específicos de control de estrés que eliminan o reducen la sintomatología asociada y que te permiten recuperar el control. Si necesitas nuestra ayuda, estaremos encantados de atenderte. Puedes pedir tu cita gratuita en el 91 770 58 85 o si estás interesada en sesiones online solicítanos información en info@nascia.com

Si bien hay fármacos para regular la presión arterial, existen también remedios naturales que ayudan a prevenir los síntomas de la hipertensión. Pues a menudo un solo fármaco para la presión arterial no es suficiente para controlarla, y los efectos secundarios son regularmente frecuentes en pacientes con esta afección. Por esta razón te compartimos remedios caseros para reducir la presión arterial:
Gracias por tu comentario. Existen numerosas dietas dirigidas al control de la hipertensión, y de cara a decidirte por una de ellas tendrías que tener en cuenta todas tus circunstancias, etc. Por regla general, los factores relacionados con nuestros hábitos que más afectan a la hipertensión serían la obesidad, el consumo abusivo de alcohol, dietas pobres en calcio y magnesio, consumo abusivo de grasas saturadas, ingesta de cafeína y dietas con alto contenido en sal. Tabaco y estrés son un binomio que suele ir ligado a la hipertensión también. Si controlas estos factores y consigues controlar tu estrés seguro que consigues buenos resultados en el control de la tensión.
La clave para aumentar la salud del corazón y la disminución de la presión arterial es encontrar el equilibrio de sodio y potasio. En términos generales, se necesita menos sodio y más potasio. Trate de reducir tu consumo de sodio a menos de 1.500 miligramos por día y concéntrate en consumir más alimentos ricos en potasio como las batatas, espinacas, setas, las patatas, el pomelo, las pasas, la melaza y otros alimentos.
Hola. Hace unos tres meses a raíz de un accidente de tráfico, me detectaron tension arterial alta. Rechazé la medicación que me ofrecieron en ese instante, tenía 200-110. Mas tarde a razón de estar cerca del hospital fuí a chequearmela, me la midieron 4 veces con dos aparatos electronicos de brazo, uno de muñeca y finalmente uno manual. No se podían creer que estuviera en esos valores, 240-170. Volví a rechazar la medicación y volví a casa, de hecho volví haciendo footing, aunque me recomendaron no correr. Mi médico insiste en que me tome las pastillas, no lo hago porque conozco gente que tiene efectos secundarios que prefieren estar muertos. Por las noches les dá calambres y espasmos muy dolorosos.
“Esto no significa que quiera que se ejerciten tan duro que se desmayen, pero quiero que sean desafiados, incluso si eso significa tomar un descanso si es necesario”, dijo. “Para algunas personas, eso puede significar nada más que una caminata suave con pausas periódicas, pero a medida que pasan las semanas tienen que desafiarse a sí mismas para deshacerse de esas pausas, poco a poco”.
Una mujer puede atravesar diferentes casos de hipertensión en el embarazo. Una hipertensión crónica –desde antes de la concepción y hasta 3 meses posparto–, una hipertensión gestacional, cuando la presión aumenta luego de las 20 semanas de embarazo, y suele irse luego del parto, y preeclampsia, un cuadro muy serio que implica presión alta y proteína en la orina de la mamá y que conlleva grandes riesgos para madre e hijo. 
El control en el hogar puede ayudarte a controlar tu presión arterial, asegurarte de que funcionen tus cambios en el estilo de vida y alertarlos a ti y a tu médico de posibles complicaciones para la salud. Los monitores de presión arterial se encuentran disponibles para el público sin ningún tipo de receta. Habla con tu médico sobre el control en el hogar antes de comenzar.
×