Este cardiólogo señala que el tratamiento está basado en un gran número de estudios con cientos de miles de pacientes, que han demostrado que la reducción de 10 mmHg en la presión sistólica (la “alta”) y 5 mmHg en la presión diastólica (la “baja”) reduce la mortalidad entre un 10 y un 15 por ciento; el ictus, un 35 por ciento; los eventos coronarios (infarto y angina de pecho), un 20 por ciento; y la insuficiencia cardiaca, un 40 por ciento. Todo esto independientemente de otros factores.
Considera una dieta baja en sodio, sal y otros aditivos. Si bien el sodio ayuda a regular los procesos eléctricos en los nervios y los músculos, pero el exceso retiene los líquidos provocando que la sangre tenga mayor volumen –facilitando el desarrollo de la presión alta–. Se debe tomar en cuenta las etiquetas, comprar alimentos sin sal, bajos en sal o sodio y cocinar sin sal; comidas procesadas, preparadas, enlatadas o embotelladas, como las carnes, pepinillos, sopas, tocino, jamón, salchichas, etcétera. Otros productos procesados son los que contienen glutamato monosódico y carbohidratos blancos, tales como mostaza preparada, salsa mexicana, salsa picante, salsa de soya, ketchup, salsa barbicue, panes, bebidas azucaradas, grasas dietéticas, entre otras.

Practicar deporte es clave. El ejercicio puede reducir un 70% el riesgo de hipertensión. Al moverte, aunque sea andar de manera moderada, los vasos sanguíneos se ensanchan y mejora la frecuencia cardíaca. Se calcula que haciendo ejercicio aeróbico (andar, ir en bicicleta, correr) de forma habitual la presión baja 4,6 mmHg, y tomando menos sal, 3,6 mmHg. Ponte en forma sin pisar el gimnasio siguiendo estas rutinas.
El limón, además de estar compuesto por ácido cítrico y vitamina C, es rico en antioxidantes, vitamina B, aceites esenciales, magnesio, fósforo y potasio. Estos componentes hace que la fruta pueda actuar de manera eficaz en el organismo para regular la presión arterial, lo único que se debe hacer es extraer el jugo de un limón grande y combinarlo con un vaso de agua sin endulzar.
Consulta por favor a tu médico especialista sobre el tipo de hipertensión diagnosticada y sigue nuestro blog y nuestras redes para toda la información relacionada con consejos útiles para controlar el estrés y ansiedad, y su influencia no solo sobre la presión arterial sino sobre todas las variables que influyen en nuestra salud, bienestar y calidad de vida.
apareciolos desde el 2007 me dio derrame el 2010 otra vez se subio la prsion a 2030 y el 2013 sufri un derrame emorragico me aplicaron simosina en ampollas y capsulas desaparecio los cuavulos en el cerebro, pero la presion es inestable,manejo un dolor en el brazo derecho estoy a dieta para bajar de peso que tengo 70 kg.y de de bo tener 60 tomo losartan de 50mg mañana y noch mucho estras por el trabajo.cone pero me siento mal, digame al guna medicina o vitamina par mejorar, tengo 62 años soy empledo.
Tienes que consultar a tu facultativo para cualquier cambio o comentario sobre tu medicación. En nuestro blog y redes sociales encontrarás consejos para poder mejorar tu insomnio, cambio de hábitos y muchas pautas prácticas que te pueden ayudar en el día a día, pero recuerda consultar siempre a tu médico para cualquier tema relacionado con la medicación.
José Luis: Si tomando enalapril la presión arterial no se controla puede ser por varias causas, una de ellas es que no suprimiste la sal de la alimentación, porque muchas personas no agregan sal a la comida pero para darle sabor utilizan caldos industrializados, quesos o salsas, los cuales contienen un nivel de sodio tan alto que resultan más perjudiciales que poner sal.

El nivel de la presión sanguínea es uno de los indicadores más importantes del estado de salud en el embarazo y, sin embargo, no se controla lo suficiente. La presión arterial durante el embarazo debería controlarse con frecuencia, incluso cuando no se han tenido problemas con anterioridad. Los cambios físicos relacionados con esta etapa pueden alterar los valores de la presión sin previo aviso, lo que puede llegar a provocar complicaciones serias. En el fondo, es sencillo: sólo hay que comprobar la tensión de forma regular.
El control en el hogar puede ayudarte a controlar tu presión arterial, asegurarte de que funcionen tus cambios en el estilo de vida y alertarlos a ti y a tu médico de posibles complicaciones para la salud. Los monitores de presión arterial se encuentran disponibles para el público sin ningún tipo de receta. Habla con tu médico sobre el control en el hogar antes de comenzar.
×