“Se sabe que el ejercicio, particularmente el cardio y el ejercicio aeróbico, es un potente cuentagotas de la presión arterial durante mucho tiempo, y sabemos que las frutas y verduras ricas en potasio y nitratos naturales pueden reducir la presión arterial con la misma eficacia que muchos otros. medicamentos “, dijo. “Entonces eso, para mí, no es sorpresa. Es bueno que lo pongan todo junto en este estudio “.
Gracias por participar. Nosotros nos referimos en este post a las variables relacionadas con la tensión que más tienen que ver con cambios en los hábitos de vida, que tanta importancia tienen en el control de la hipertensión. No obstante, existen otros factores como pueden ser los genéticos, y en función del tipo de hipertensión de que se trate, conviene tener todo esto en cuenta.
Entre algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos que puedes intentar hacer para reducir la presión arterial se incluyen: caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar o bailar. También puedes probar con el entrenamiento por intervalos de alta intensidad, en el cual se alternan períodos breves de actividad intensa con períodos posteriores de recuperación de actividad más ligera. El entrenamiento de fuerza también puede ayudar a reducir la presión arterial. Intenta incluir ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos días a la semana. Habla con tu médico acerca de cómo elaborar un programa de ejercicios.
×