Un estudio de 2013 publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology señala que el aumento de peso gestacional es un factor de riesgo para los trastornos hipertensivos durante el embarazo. De hecho, el aumento de peso en el embarazo temprano puede ser un objetivo potencial para las intervenciones dirigidas a reducir el riesgo de hipertensión.
Sufrir alteraciones en la tensión puede llegar a generar numerosos problemas, algunos de ellos graves. Los episodios de crisis pueden tener consecuencias como infartos y daños cerebrales, causando daños a órganos vitales (el corazón, los riñones o el cerebro), por lo tanto, es de vital importancia hacer caso de los especialistas y llevar un control exhaustivo para minimizar los riesgos.
Gracias por contactar y participar en nuestro blog. Nuestro primer consejo es que acudas a tu médico ya que en las subidas o bajadas de tensión pueden influir múltiples factores. Estaremos encantados de poder ayudarte. Nuestra primera cita es siempre gratuita y sin compromiso, por lo que puedes llamar en cualquier momento al 91 770 58 85 y reservar tu hora. De ese modo, podremos enseñarte bien nuestras técnicas y metodología y todo lo que hacemos, y asimismo conocer más en profundidad tu caso y poder ofrecerte las mejores soluciones.
La hipertensión arterial (HAT) es uno de los problemas de salud más frecuentes a nivel mundial. La mayor parte de las personas diagnosticadas con HAT necesitan tratarse con medicamentos. Sin embargo, existen diversas formas de bajar la presión arterial sin recurrir a ellos. Dichos métodos también son de utilidad si tienes prehipertensión y aún no necesitas medicamentos para combatirla. Si utilizas métodos como cambiar tu dieta y estilo de vida junto con los medicamentos, podrás controlar tu enfermedad y mantener tu cuerpo más sano en general.
Hola. Hace unos tres meses a raíz de un accidente de tráfico, me detectaron tension arterial alta. Rechazé la medicación que me ofrecieron en ese instante, tenía 200-110. Mas tarde a razón de estar cerca del hospital fuí a chequearmela, me la midieron 4 veces con dos aparatos electronicos de brazo, uno de muñeca y finalmente uno manual. No se podían creer que estuviera en esos valores, 240-170. Volví a rechazar la medicación y volví a casa, de hecho volví haciendo footing, aunque me recomendaron no correr. Mi médico insiste en que me tome las pastillas, no lo hago porque conozco gente que tiene efectos secundarios que prefieren estar muertos. Por las noches les dá calambres y espasmos muy dolorosos.
Cada cigarrillo que fumas reduce tu presión arterial durante varios minutos después de terminarlo. Dejar de fumar ayuda a que la presión arterial vuelva a la normalidad. Dejar de fumar puede reducir el riesgo de una enfermedad cardíaca y mejorar tu salud en general. Las personas que dejan de fumar pueden vivir más tiempo que aquellas que nunca lo hacen.
×