Según la Asociación Americana del Embarazo, la hipertensión afecta aproximadamente del 6 al 8 % de las embarazadas. Si tu presión arterial excede los 140 mm Hg de presión sistólica (el número más alto) o 90 mm Hg de presión diastólica (el número más bajo), entonces sufres de presión arterial alta, o hipertensión. Algunos factores de riesgo de la hipertensión relacionado al embarazo son el sobrepeso, haber tenido hipertensión antes del embarazo, embarazo múltiple, alguna enfermedad crónica o una dieta deficiente (dietas con un alto consumo de sal y grasas). Como la hipertensión lleva a complicaciones (bebés de bajo peso, problemas renales, nacimientos prematuros y preeclampsia), debes tomar los pasos para bajar la presión arterial alta durante el embarazo.[1]
Haga ejercicio todos los días. El ejercicio moderado puede reducir el riesgo de tener presión arterial alta. Establezca algunas metas para hacer ejercicios de manera segura y gradualmente lograr hacer por lo menos 30 minutos de ejercicio al día la mayoría de los días de la semana. Consulte con el médico antes de comenzar un plan de ejercicios si tiene problemas de salud que no están siendo tratados. Puede encontrar más información sobre el ejercicio y la actividad física en Go4Life.
Si estaba tomando medicamento para la hipertensión crónica antes del embarazo, su profesional se asegurará de que el medicamento sea seguro tomarlo durante el embarazo. Si no lo es, le cambiará el medicamento a uno más seguro. Su presión arterial esté bajo control. Algunos medicamentos para la presión arterial, llamados inhibidores de la ECA y bloqueadores de los receptores de angiotensina, pueden perjudicar a su bebé durante el embarazo.
Buen día Dr. Soy una persona hipocondriaca 40 años hace 2 meses tuve infección de riñones fuerte con elevación de creatinina se resolvió en tiempo y forma ya me hicieron urocultivo y EGO después del tratamiento y todo bien incluso tomografía de foco renal q salio bien pero como buen hipocondriaco ya me obsesione con que tengo insuficiencia renal por lo que estos dos últimos meses he estado en ésteres constante diario.
Muchas gracias por participar en nuestro blog y contarnos tu caso. En los cuadros de estrés excesivo, existe todo un catálogo de alteraciones hormonales, entre las que el cortisol y la adrenalina son las más comunes. No en vano son denominadas como “las hormonas del estrés”. El exceso continuado en la segregación de adrenalina nos provoca, entre otras consecuencias, cansancio generalizado, dolor físico y fatiga, problemas de concentración y memoria, mayor irritabilidad, insomnio, etc.
El control en el hogar puede ayudarte a controlar tu presión arterial, asegurarte de que funcionen tus cambios en el estilo de vida y alertarlos a ti y a tu médico de posibles complicaciones para la salud. Los monitores de presión arterial se encuentran disponibles para el público sin ningún tipo de receta. Habla con tu médico sobre el control en el hogar antes de comenzar.
×