Si no estás conforme con las prescripciones de tu médico, o tienes dudas sobre los efectos secundarios que las mismas puedan tener, nuestra recomendación es que consultes con otro profesional de manera presencial, ya que solo mediante el estudio de todas las pruebas y en su caso, la realización de pruebas adicionales, puede justificarse la adopción de un tratamiento farmacológico.
Hola Doctor Pablo, Buenas días mi nombre es Alejandro Valdez tengo 28 años de edad soy Mazatlán Sinaloa, Mexico, hace 4 meses padecí de presión arterial alta, me dio síntomas de hormigueo en el brazo izquierdo mareos y mucha ansiedad, lo mas curioso fue que me conectaron el electrocardiograma y salí bien me, dieron medicamento (losartan) para regular la presión, después de tres meses me empecé a sentir bien y lo deje de tomar, hace dos semanas falleció mi suegra y a mi me toco llevarla al hospital donde prácticamente falleció en mis brazos, desde ese día empecé a sentir los mismos síntomas, en ocasiones siento dolor de cabeza mareos y mucha ansiedad y con dolor leve en el pecho, fui a consulta con el cardiólogo y me mando hacer un electrocardiograma y unos rayos x y examen de sangre, en el electro salí, en el examen de sangre salí con 205 de colesterol y los rayos x salió el corazón un poco crecidito del ventrículo izquierdo, me dijo que es por la presión alta que le había padecido desde hace tiempo y que por eso fue que creció un poco, me dijo muy poco probable un ataque cardiaco por que sali bien en el electro pero la verdad me da mucho miedo tan solo en pensar en que me pueda dar un ataque al corazón, quiero realizar algún deporte donde pueda distraerme pero tengo dudas si en mi condición sea contraproducente, estoy pensando en cuidarme mas por que tan solo tengo un hijo de 2 años y otro que viene en camino, me podría dar algunos consejos por favor que me puedan servir? ya me estoy checando con el cardiólogo y me puso cita en dos meses
La sal provoca retención de líquidos, que aumenta el volumen de sangre y, por tanto, la presión arterial. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) la considera una droga por los daños que provoca y por lo adictiva que es. La OMS recomienda un consumo inferior a cinco gramos al día, si no quieres pasarte sazona las comidas con especias, como el orégano o el romero, y aléjate de los alimentos procesados, ya que muchos de ellos, aunque parezcan dulces, contienen grandes cantidades de sal.
Además de llevar una alimentación saludable y de practicar ejercicio físico con regularidad, las embarazadas que tienen tendencia a padecer preeclampsia en el embarazo pueden también probar algunas infusiones naturales para bajar la tensión arterial. Algunos tés e infusiones son aptos para estos casos y pueden tener beneficios para tu salud, por ejemplo, para tus defensas.
Eso significa que el bebé intrauterino también “gobierna” a la madre en términos de presión arterial. Y que la necesidad de presión que tiene el bebé influye en la presión arterial de la madre. Por este motivo, en ocasiones puede ser mejor no bajar con medicamentos una presión moderadamente elevada. Debe estudiarse cada caso, valorando los pros y los contras.

Inclúyelo en tu dieta diaria. Es un buen diurético natural por lo que unos trozos de apio, por ejemplo, en tus ensaladas te ayudarán a tener la presión arterial bajo control. El apio es un vegetal que contiene ftalidas, que son unos compuestos cuya función es ayudar a relajar los músculos que se encuentran alrededor de las arterias, lo que les permite a éstas tener más espacio para que circule la sangre con menor presión. Además, el apio también es rico en magnesio, potasio y calcio, lo cual lo convierte en un vegetal muy útil para reducir el estrés y equilibrar el sistema nervioso.


Desprendimiento de la placenta. Esta es una condición seria en donde la placenta se desprende de la pared del útero antes del nacimiento. Si esto sucede, es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes. También puede tener sangrado vaginal serio. La placenta crece en su útero y le provee al bebé nutrientes y oxígeno a través del cordón umbilical.
Si su presión arterial es menos de 90/60, usted sufre de presión arterial baja, o hipotensión. Puede sentirse desfallecido, débil, mareado o incluso como que va a desmayarse. La presión arterial baja puede ser causada por no beber suficientes líquidos (deshidratación), pérdida de sangre, algunos trastornos médicos o demasiada cantidad de medicamento.
Buenos días doctor. Tengo 52 años y he presentado de manera esporádica 3 episodios de alta tensión, con intervalos de un año, aproximadamente, se me refleja con in intenso dolor de cabeza que me llevan a la clinica y encuentran que tengo la tensión elevada, me atienden la urgencia dándome captopril para estabilizar la tensión. Que podría causarme esta subida de tensión. Por ello la médica anoche me dijo que yo sufro de tensión, pues no era normal que esta se subiera, sin padecer de tensión. Me mando inclusive a tomar captopril de 50 mg diaria. Eso puede ser cierto. ? Gracias
La tensión alta en el embarazo es un problema que afecta a muchas mujeres que están a punto de ser madres. Ello no quiere decir que la mujer tuviera una mala presión arterial antes de quedarse embarazada, sino que dicha condición viene dada por el propio embarazo, aunque las mujeres que ya tenían previamente la presión arterial alta o con antecedentes familiares, sí que presentan más probabilidades de desarrollarla en esta etapa.
Hola! tengo 36 años y siempre h sido hipotensa. Me operaron hace 2 años d un tumor calcinoide en el pancreas. A raiz d la operacion mi vida cambio radical,,para bien. Pero doctor, llevo un tiempo q m duele el brazo izq. la cabeza, sobre todo una mitad y tengo nauseas… me h tomado l tensio y ultimamnte en reposo esta en 13 8 y en16 10. Las pulsaciones a 83. u 87. Por favor me podria decir si es normal?
Entre algunos ejemplos de ejercicios aeróbicos que puedes intentar hacer para reducir la presión arterial se incluyen: caminar, trotar, andar en bicicleta, nadar o bailar. También puedes probar con el entrenamiento por intervalos de alta intensidad, en el cual se alternan períodos breves de actividad intensa con períodos posteriores de recuperación de actividad más ligera. El entrenamiento de fuerza también puede ayudar a reducir la presión arterial. Intenta incluir ejercicios de entrenamiento de fuerza al menos dos días a la semana. Habla con tu médico acerca de cómo elaborar un programa de ejercicios.
×