Durante el embarazo, cualquier medicamento que la mujer tome afectará al bebé en desarrollo. Algunas medicaciones son aptas para embarazadas, y otras no. En caso de hipertensión el tratamiento es relmente importante para evitar complicaciones mayores, por lo que es sumamente importante que veas a tu médico obstetra regularmente para controlar tu presión y dirigirse inmediatamente a una guardia médica en caso de un episodio de presión alta.
Una presión arterial alta puede aumentar el riesgo de padecer problemas de salud tales como  ictus, infartos de miocardio y similares. A pesar de que la mayoría de personas confían en los medicamentos para regular su presión arterial, existen muchos factores que contribuyen a sufrir presión arterial alta que podemos tratar de mejorar como pueden ser la dieta, el estilo de vida o el peso
AVISO IMPORTANTE. La información de este blog es de carácter general y su finalidad es meramente divulgativa, por tanto no sustituye en ningún caso el criterio médico. Por ello no debe usarse paradiagnóstico o prescripción de alguna condición de salud. Antes de iniciar un programa de salud se debe consultar a un profesional. Un Plus de Bienestar, Copyright © 2015-2019. Todos los derechos reservados

Bajo los nuevos lineamientos  de la Asociación Americana del Corazón, que clasifica las lecturas de presión sanguínea sobre 130/80 mmHg como altas, casi la mitad de los adultos en los Estados Unidos viven con presión sanguínea alta (hipertensión). La condición puede llevar a complicaciones que amenacen la vida si no se atienden. Si te han diagnosticado con hipertensión, entonces es probable que estés trabajando con tu doctor y tomando medicamentos para regular tu presión sanguínea. También puedes manejar la presión sanguínea con los siguientes ajustes a tu estilo de vida. En otras palabras, puedes reducir la presión sanguínea sin medicamentos.
Seguramente tienes una respiración deficiente que te causa esos síntomas de falta de aire y dolor en el pecho. Existe un síndrome muy habitual conocido como “non carciac chest pain” o dolor en el pecho no cardíaco, que tiene su origen en defectos de respiración y que no supone un dolor cardíaco como tal, sino dolor en el pecho de origen no orgánico. Esto quiere decir que se siente ese dolor y muchas veces incluso se produce una crisis de ansiedad por confundirlo con un infarto, si bien como te digo es un síntoma resoluble optimizando la respiración. No obstante, recuerda que siempre es conveniente que un médico pueda evaluar tus síntomas adecuadamente.
Los remedios naturales se han empleado desde hace muchos años y actualmente existen demasiadas recetas caseras que puedes servirte de mucha ayuda. Además, regular la presión arterial no es algo precisamente difícil, solo tienes que seguir el tratamiento de manera constante y cuidar de tu salud para que no padezcas alguna otra enfermedad en el futuro.
Acudir al médico con regularidad. Si su presión arterial no está bien controlada, o si sufre otras enfermedades, probablemente deba acudir todos los meses al médico para revisar el tratamiento y realizar los ajustes necesarios. Si su presión arterial está bajo control, probablemente deba acudir al médico solamente cada 6 o 12 meses, dependiendo de las demás afecciones que padezca.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en Ingles), así como la mayoría de los cardiólogos recomiendan lo que se llama la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension), que es un plan de alimentación flexible pero equilibrado que se basa en estudios patrocinados por el NHLBI. El plan se enfoca en consumir verduras, frutas, productos lácteos sin grasa y bajos en grasa, granos enteros, pescado, aves y frijoles y limitar el sodio, dulces, bebidas azucaradas y carnes rojas. Con una dieta que no implica “alimentos especiales” y es relativamente fácil de seguir, puede ayudarte a perder unas cuantas libras, así como reducir tu presión arterial.
Una mujer puede atravesar diferentes casos de hipertensión en el embarazo. Una hipertensión crónica –desde antes de la concepción y hasta 3 meses posparto–, una hipertensión gestacional, cuando la presión aumenta luego de las 20 semanas de embarazo, y suele irse luego del parto, y preeclampsia, un cuadro muy serio que implica presión alta y proteína en la orina de la mamá y que conlleva grandes riesgos para madre e hijo. 
La información proviene de un informe que evaluó 110 estudios sobre estos medicamentos. La revisión fue efectuada por un equipo investigador en la Duke University (Universidad de Duke) y financiado por la Agency for Healthcare Research and Quality (Agencia para la Investigación y Calidad de la Atención Médica, AHRQ por su sigla en inglés), organismo de investigación del gobierno federal. Usted puede leer el informe detallado en www.effectivehealthcare.ahrq.gov/acearbhbp.cfm (disponible sólo en inglés).
Los plátanos son ricos en potasio, fibra, fósforo, carbohidratos y proteínas que mejoran nuestra salud en diferentes aspectos, en este caso, deberás consumir dos plátanos al día para reducir la presión arterial y combatir la enfermedad. Por otro lado, es necesario tomar en cuenta disminuir el consumo de sal, comer muchas frutas, verduras y dejar de ingerir alcohol o al menos no hacerlo a menudo. 

Cuando la hipertensión está presente antes del embarazo, y si ésta es moderada o severa, es probable que ya se esté tomando medicación. En este caso es conveniente consultar al médico, en primer lugar porque la presión durante los primeros meses del embarazo suele ser más baja y puede que la medicación no sea necesaria o haya que disminuir la dosis, y en segundo lugar porque pudiera estar contraindicada durante el periodo de gestación.
El embarazo generalmente hace que la presión sanguínea descienda al final del primer trimestre y durante parte del segundo trimestre, por lo que puede ocultar temporalmente la hipertensión crónica. Si no te tomaste la presión antes de quedar embarazada, y tu primera visita prenatal no fue hasta tarde en el primer trimestre más o menos, es posible que tu hipertensión no haya sido evidente hasta la última parte del embarazo.
No sabemos cómo prevenir la hipertensión gestacional. Pero si usted tiene sobrepeso o es obesa, lograr un peso saludable antes del embarazo puede reducir sus probabilidades de tener este problema. Mientras que la hipertensión gestacional desaparece después del nacimiento del bebé, usted tiene más probabilidades de desarrollar hipertensión más adelante en su vida. Comer alimentos sanos, mantenerse active y lograr un peso sano después del embarazo pueden ayudar a prevenir la alta presión arterial en el futuro.
Acudir al médico con regularidad. Si su presión arterial no está bien controlada, o si sufre otras enfermedades, probablemente deba acudir todos los meses al médico para revisar el tratamiento y realizar los ajustes necesarios. Si su presión arterial está bajo control, probablemente deba acudir al médico solamente cada 6 o 12 meses, dependiendo de las demás afecciones que padezca.
×