La clave para aumentar la salud del corazón y la disminución de la presión arterial es encontrar el equilibrio de sodio y potasio. En términos generales, se necesita menos sodio y más potasio. Trate de reducir tu consumo de sodio a menos de 1.500 miligramos por día y concéntrate en consumir más alimentos ricos en potasio como las batatas, espinacas, setas, las patatas, el pomelo, las pasas, la melaza y otros alimentos.

Al prestar atención a tu presión arterial y la frecuencia cardíaca harás una especie de seguimiento de tu salud y podrás determinar si una comida, un fármaco o una situación en particular te hacen aumentar o reducir los niveles. Los médicos aconsejan a los pacientes llevar una especie de cuaderno o libreta con las mediciones hechas a diario o cada varios días para poder detectar alguna anomalía o problema cardíaco
Lo ideal es que la mujer conozca sus valores habituales antes de quedarse embarazada, si es normal o tiene tendencia a tensión baja o alta. En el primer trimestre la tensión suele bajar ligeramente debido a los cambios fisiológicos que se producen en el embarazo, pues el sistema circulatorio debe acostumbrarse a un mayor volumen de sangre circulando por las venas. Pero más o menos a partir del cuarto mes la tensión va aumentando hasta llegar a alcanzar en el tercer trimestre las cifras que se tenían antes del embarazo.
El peso es un factor que puede hacer que nuestra presión arterial aumente. Si sobrepasas el peso estipulado como saludable según tu índice de masa corporal, inmediatamente te conviertes en un candidato con posibilidades de sufrir hipertensión. Es por esto que siempre es una buena idea conocer cuál es nuestro índice de masa corporal para conocer en qué medida nuestro peso debe preocuparnos.

Un licuado con un limón y perejil: Para este licuado solamente deberás asegurarte de que el limón este bien limpio y además muy fresco, su cascará debe estar suave, por ello es importante que se encuentre fresco, de igual manera el perejil debe estar fresco y limpio, cuando los dos ingredientes estén listos deposítalos en tu licuadora con un vaso de agua, el limón deberá incluir su piel a la hora de licuarlo, bebe un vaso de este licuado en las primeras horas de la mañana, preferentemente antes de desayunar.
Gracias por contactar. Estaremos encantados de poder ayudarte. Nuestra primera cita es siempre gratuita y sin compromiso, por lo que puedes llamar en cualquier momento al 91 770 58 85 y reservar tu hora. De ese modo, podremos enseñarte bien nuestras técnicas y metodología y todo lo que hacemos, y asimismo conocer más en profundidad tu caso y poder ofrecerte las mejores soluciones. Contamos con 3 Centros en Madrid, uno en Jaén y uno en Guipúzcoa.
Cuando la hipertensión está ligada al embarazo, ésta suele aparecer a partir de las 28 semanas de embarazo, aunque puede hacerlo antes, y, generalmente, cuanto antes lo haga, más grave suele ser. En aproximadamente un 2-5% de los embarazos, además de hipertensión, las mamás tendrán preeclampsia, y, aunque en la mayor parte de los casos la pre-eclampsia, controlada de cerca, no es grave, en algunos puede serlo, tanto para la madre como para el bebé. Aunque no se conoce a ciencia cierta el origen de la preeclampsia, parece que el sobrepeso es un factor a tener en cuenta, así como la ganancia elevada de peso durante el mismo, por lo que conviene cuidar minuciosamente la dieta.

Idealmente, usted debería obtener su vitamina D a través de la exposición al sol o bien mediante una cama de bronceado segura, sin embargo también puede utilizar suplementos orales de vitamina D3. Por favor NO permita que su médico le dé una “receta” para vitamina D. Eso es vitamina D2, que es sintética, y no tan benéfica como la vitamina D real, que es la vitamina D3 (colecalciferol).


Desprendimiento de la placenta. Esta es una condición seria en donde la placenta se desprende de la pared del útero antes del nacimiento. Si esto sucede, es posible que su bebé no reciba suficiente oxígeno y nutrientes. También puede tener sangrado vaginal serio. La placenta crece en su útero y le provee al bebé nutrientes y oxígeno a través del cordón umbilical.
Así, conviene evitar los aperitivos de bolsa, carnes y quesos curados, encurtidos y anchoas, productos ahumados (salmón/trucha y beicon en particular), comida rápida, salsas como el kétchup o la mayonesa o los frutos secos salados. También deben controlarse las cantidades de pan, los mariscos y escurrir bien los alimentos que se conservan en salmuera.
El alcohol puede ser bueno y al mismo tiempo malo para tu salud. Si bebes alcohol solo con moderación, generalmente una bebida por día para las mujeres o dos por día para los hombres, puedes reducir potencialmente tu presión arterial en aproximadamente 4 mm Hg. Una bebida equivale a 12 onzas (355 mililitros) de cerveza, 5 onzas (148 mililitros) de vino y 1.5 onzas (44 mililitros) de licor con una graduación alcohólica del 40 %.
×