La vitamina D también es esencial para su salud en general. Según un artículo de revisión de hace unos años, la deficiencia de vitamina D puede aumentar su riesgo de hipertensión. Es posible que tomar suplementos de vitamina D pueda ayudar a reducir la presión arterial al interactuar con una variedad de sistemas en el cuerpo. También puedes encontrar vitamina D en muchos alimentos.
Idealmente, usted debería obtener su vitamina D a través de la exposición al sol o bien mediante una cama de bronceado segura, sin embargo también puede utilizar suplementos orales de vitamina D3. Por favor NO permita que su médico le dé una “receta” para vitamina D. Eso es vitamina D2, que es sintética, y no tan benéfica como la vitamina D real, que es la vitamina D3 (colecalciferol).
Considera una dieta baja en sodio, sal y otros aditivos. Si bien el sodio ayuda a regular los procesos eléctricos en los nervios y los músculos, pero el exceso retiene los líquidos provocando que la sangre tenga mayor volumen –facilitando el desarrollo de la presión alta–. Se debe tomar en cuenta las etiquetas, comprar alimentos sin sal, bajos en sal o sodio y cocinar sin sal; comidas procesadas, preparadas, enlatadas o embotelladas, como las carnes, pepinillos, sopas, tocino, jamón, salchichas, etcétera. Otros productos procesados son los que contienen glutamato monosódico y carbohidratos blancos, tales como mostaza preparada, salsa mexicana, salsa picante, salsa de soya, ketchup, salsa barbicue, panes, bebidas azucaradas, grasas dietéticas, entre otras.
La reducción de sodio en su dieta significa más que ir con cuidado con el salero, que aporta solo el 15% del sodio en la dieta estadounidense típica. Observe el sodio en los alimentos procesados, advierte Obarzanek. De ahí es donde proviene la mayor parte del sodio en su dieta, dice ella. Sazone las comidas con especias, hierbas, limón y mezclas de condimentos sin sal.
¿Buscas como bajar la presion alta rapido en casa? La presión arterial alta ya no es sólo un padecimiento de las personas más viejas, ya que ahora más de un tercio de los jóvenes entre las edades de 16 y 34 se dice que sufren de alguna forma de hipertensión. Y un estudio reciente de California reveló que, si no se controla, esta enfermedad cardiovascular, incluso en su forma leve, puede conducir a un envejecimiento prematuro y daño cerebral.

Hacer ejercicio de 30 a 60 minutos por día es una parte importante de una vida saludable. Además de ayudar a disminuir la presión arterial, la actividad física regular beneficia su estado de ánimo, fuerza y equilibrio, y disminuye el riesgo de diabetes y otros tipos de enfermedades del corazón. Si ha estado inactivo por un tiempo, hable con su médico sobre una rutina de ejercicios segura. Comience lentamente y luego gradualmente aumente el ritmo y la frecuencia de sus entrenamientos.
In English | Una pequeña semilla podría tener un impacto importante en el control de la presión arterial alta. En un estudio del 2013, los pacientes (de 40 años o más) con presión arterial alta y enfermedad arterial periférica consumieron unas tres cucharadas colmadas de semillas de linaza al día durante seis meses. El resultado: la presión arterial sistólica (el número de arriba) se redujo en 15 milímetros de mercurio (mmHg); un hallazgo que los investigadores denominaron "uno de los efectos más potentes de efectos antihipertensivos jamás alcanzados por intervención alimentaria". En el estudio, las semillas molidas de linaza se usaron para la preparación de panecillos, roscos (bagels) y panes. 
¿Te pasas horas con ruido de fondo? Si cada día estás expuesta a ruido de tráfico, del aparato de aire acondicionado, del ventilador de tu ordenador, etc,, seguro que contribuye a tu estrés. Aunque no seas consciente, el ruido te va calando, te estresa y acaba teniendo efecto en la tensión. Evítalo al máximo y, si es necesario, ponte tapones para dormir.
Considera una dieta baja en sodio, sal y otros aditivos. Si bien el sodio ayuda a regular los procesos eléctricos en los nervios y los músculos, pero el exceso retiene los líquidos provocando que la sangre tenga mayor volumen –facilitando el desarrollo de la presión alta–. Se debe tomar en cuenta las etiquetas, comprar alimentos sin sal, bajos en sal o sodio y cocinar sin sal; comidas procesadas, preparadas, enlatadas o embotelladas, como las carnes, pepinillos, sopas, tocino, jamón, salchichas, etcétera. Otros productos procesados son los que contienen glutamato monosódico y carbohidratos blancos, tales como mostaza preparada, salsa mexicana, salsa picante, salsa de soya, ketchup, salsa barbicue, panes, bebidas azucaradas, grasas dietéticas, entre otras.
El alcohol puede ser bueno y al mismo tiempo malo para tu salud. Si bebes alcohol solo con moderación, generalmente una bebida por día para las mujeres o dos por día para los hombres, puedes reducir potencialmente tu presión arterial en aproximadamente 4 mm Hg. Una bebida equivale a 12 onzas (355 mililitros) de cerveza, 5 onzas (148 mililitros) de vino y 1.5 onzas (44 mililitros) de licor con una graduación alcohólica del 40 %. 

Si desea utilizar este articulo en su sitio, por favor haga clic aquí. Este contenido puede ser copiado en su totalidad, con los derechos de autor, contacto, creación e información intactos, sin autorización expresa, siempre y cuando sea utilizado solo por organizaciones sin fines de lucro. Si se desea para cualquier otro uso, es necesario un permiso por escrito del Dr. Mercola.
Un estudio publicado en la revista Open Heart indica que el azúcar puede ser más nocivo que la sal para la tensión. Y en especial el sirope de maíz (fructosa) que se utiliza en alimentos procesados, zumos industriales y refrescos. Según esta investigación, si el 25% de las calorías de las dieta provienen del azúcar aumenta por tres el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular ya que aumenta sensiblemente la tensión. Aquí te dejamos algunos de los alimentos que tienen más azúcar de lo que crees.
Pero ¿qué sucede si ya tenemos problemas de tensión? Por norma general, es más común saber cómo actuar ante una bajada de presión o un desmayo. En este caso hay que tumbar a la persona boca arriba, levantarle las piernas, aliviar las zonas de presión de la ropa para facilitar la respiración y oxigenación y una vez que recupera la consciencia darle azúcar.
×